sábado, 28 de agosto de 2010

SE HACIA OCRE EL ATARDECER


El otoño del sur
pintaba el abecedario de las hojas
los abrazos cortejaban las ilusiones
se hacia ocre el atardecer
podre oler las magnolias
el orégano del huerto
y el humo que atraviesa la garganta
se encumbran los abrigos
se sentencian las lluvias
se marchan con sus maletas las espigas
la menta conversa con los pájaros
los caracoles caminan al revés
las ollas gimen con los caldos hirviendo
la carne se asa
la ruda en la taza
la tos de mi padre
margaritas tardías en la cerca de la casa.


LEDESKA
DERECHOS RESERVADOS.

5 comentarios:

  1. Para mi el otoño es muy especial...

    Gracias por estar en mi blog y quedarte.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. hace poco conversábamos con un amigo aventurero y naturalista sobre los mejores lugares para visitar en Chile y la época para hacerlo. Llegamos a la conclusión de que lo mejor era el altiplano en invierno, el litoral central en primavera, la patagonia en verano, y la araucanía andina en otoño ¿porqué? por las magníficas razones que has descrito en tu verso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. me encanta ese otoño del sur de tus versos y esos caracoles que caminan al revés.
    Me gusta seguirte, leerte e impregnarme de tus colores y sensaciones....
    ¿tú dirás para cuándo esa comida frente al mar en otoño.....?
    bs.

    ResponderEliminar
  4. Qué dulzura poder observar el otoño desde este poema, con todos los detalles, colores y características que con tanto esmero nos regalas.

    Por un camino de oro van los mirlos… ¿Adónde?
    Por un camino de oro van las rosas… ¿Adónde?
    Por un camino de oro voy…
    ¿Adónde,
    otoño? ¿Adónde, pájaros y flores?

    Juan Ramón Jiménez

    saludos.

    ResponderEliminar